Queridos alumnado y familias,

Hoy es el 39 día de confinamiento. Seguro que habremos hecho muchas de esas cosas para las que nunca había tiempo, y otras de las que ya estaremos cansados.

Contaros que los profesores estamos en contacto permanente, hacemos claustros por video conferencia cada dos semanas, más o menos, y nos sentimos cerca. Seguimos trabajando en equipo aún en la distancia y eso hace que todo sea más soportable.

Entiendo el esfuerzo que estáis haciendo para seguir las clases. No estábamos preparados para una enseñanza on-line, pero como dice el refrán “necesidad, obliga”. Y os tengo que decir que estamos muy orgullosos de todos y cada uno de vosotros.

También os agradecemos vuestra paciencia, porque para nosotros también es nuevo y los errores existen, pero sois ejemplo de tolerancia.

A día de hoy, que escribo estas líneas, aún no tenemos instrucciones desde Consejería acerca de cómo va a transcurrir el tercer trimestre y su transcendencia en la nota final. Pero hay una cosa que sí tenemos clara: Vamos a esforzarnos al máximo para que adquiráis el nivel más alto de conocimientos y habilidades (dentro de las posibilidades que la situación nos permite). El Covid no puede alejarnos del objetivo: formar a los mejores profesionales. Y es por ello que tenemos que seguir trabajando. No vamos a dejar a nadie atrás. Sed egoístas y acaparad toda la formación que está a vuestra disposición. El día de mañana, cuando lleguéis a la empresa, no os preguntarán por la nota, sino por vuestros conocimientos y capacidades.

Y a pesar de todo esto, y desde la perspectiva que da la edad y la carrera profesional os diré algo. Tres meses no va a decidir vuestro futuro. La formación es permanente, a lo largo de toda la vida. Así que todo lo que no podamos aprender ahora por las circunstancias, le vendrá dado a todo aquel que con trabajo y esfuerzo lo persiga.

Y a ti, que ahora deberías estar en la empresa, no te desanimes. Las cosas nunca pasan por casualidad. Más pronto que tarde volveremos a producir, y se necesitarán personas como tú. Quizá este parón os haya servido para tomar otras decisiones. Nosotros seguiremos ahí para ayudaros y orientaros.

Dejo lo más importante para el final. A día de hoy, más de 20.000 personas en España no han sobrevivido a la pandemia. Para mí es motivo de agradecimiento e inmensa alegría que estés leyendo estas líneas. Seguid cuidándoos y cuidando de los que tenéis más cerca. Y aprovecho para dar las gracias a todos los que estáis colaborando en ONGs, Cáritas, Banco de alimentos, Cruz Roja, Protección Civil… para hacer mejor la vida de aquellos que os necesitan.

Todo pasará y España necesitará PROFESIONALES que ayuden a levantar la economía del país. No habrá sitio para los que no tengan nada que aportar. Tenéis, tenemos que estar ahí. Vamos, con  fuerza, no perdáis el ánimo. Pronto volveremos a vernos. Un abrazo inmenso.