Desde los últimos días de marzo estamos disfrutando de la presencia en el pasillo de talleres de la Sirena, esta pieza es un encargo del Bar Las Sirenas de la Alameda de Hércules de Sevilla. 

Esperamos que cuando llegue a su destino definitivo la disfruten tanto como nosotros.